lunes, 5 de diciembre de 2016

Lo que debes de saber al elegir tu proveedor

Unas de las decisiones más importantes que tomarás a la hora de iniciar tu negocio vending es elegir a tu proveedor de máquinas. La razón simplemente es porque en una operación pequeña o mediana, no te conviene tener distintos tipos de máquinas con especificaciones diferentes, procesos diferentes y piezas que no pueden ser reemplazables entre sí. Lo normal es que cuando elijas tu primer proveedor te “cases” con él.

Por lo regular,  la diferencia entre un proveedor y otro tiene poco que ver con la calidad de la máquina. Usualmente una vending te funcionará como se espera: introduce el dinero, selecciona el producto y listo.

La diferencia está en los pequeños detalles que terminan por hacer que la relación crezca o se rompa.
Un indicador de un buen proveedor es su tiempo de entrega. Lo más común en el mundo vending es que la locación venga antes de la máquina. Primero te pones de acuerdo con tu cliente sobre cuántas vending requerirá y dónde se pondrán, y luego utilizas una cantidad considerable de capital para comprar esas máquinas. Por esta razón, es importante que tu proveedor pueda entregarte lo que necesitas a tiempo para que puedas empezar a recuperar tu inversión lo antes posible. Habla con otros en el negocio y pregunta por los proveedores con los que trabajan y cómo son sus tiempos de entrega.

Sin embargo, el indicador por excelencia de un gran proveedor es la calidad de su soporte técnico. Te guste o no, las vendings se van a dañar. Lamentablemente, cada vez que un producto se trabe en el motor, tu máquina tendrá que aguantar patadas, empujones, jalones y mucho más. Esto por supuesto hará que algunos componentes sufran daños  y algunas piezas deban ser cambiadas. No hay nada peor para el negocio que tener un letrero que diga “Fuera de Servicio”.

Si tu proveedor es bueno, te ayudará a resolver rápidamente cualquier problema, ya sea porque conoce su máquina o simplemente porque siempre tiene piezas en su inventario listas para ser usadas en caso de emergencia.


Busca un proveedor que pueda sacarte de apuros, no uno que te los alargue.





La locación hace la vending

Existen muchos modelos de máquinas bastante buenos en el mercado y probablemente te preguntas cuál será el que más te conviene. Sin embargo, lo más importante que debes saber es que la mejor máquina es buena no por el modelo sino por la locación en donde está situada.

Las vendings, en general, funcionan de manera muy similar entre ellas, la diferencia es la cantidad de usuarios que las visitan.

De entrada, tus esfuerzos siempre deben dirigirse más a conseguir buenos puntos de venta que comprar las máquinas más caras y avanzadas del mercado. Por supuesto, tener una vending buena que se daña muy ocasionalmente y que cuando lo hace tu proveedor responde, te ayudará a quedarte con esa locación por mucho tiempo. No olvides que entrar es el primer paso, luego tienes que demostrar que eres buen operador.

No es tan raro ver emprendedores que gastan casi todo su dinero en un ejército de máquinas modernas, con pantallas interactivas para ponerlas en lugares que producen poco más de mil pesos a la semana por máquina, lo cual solo retrasa considerablemente el retorno de inversión pudiendo incluso hacer que truene el negocio.

Si estás empezando no te preocupes por el modelo de la máquina, ve con un proveedor que te ofrezca un buen precio por una máquina de calidad que pueda hacer el trabajo bien y esfuérzate en cerrar locaciones donde poner las vendings que compraste.






3 Cosas fundamentales que debes de tener para entrar al mundo vending

Las máquinas vending son uno de los negocios más redituables si se operan las máquinas de manera correcta, lo cual lo convierte en una opción de inversión bastante atractiva para cualquiera que busque un sistema escalable y constante de ingresos.

Si estás evaluando la posibilidad de entrar, seguramente te preguntarás si es el tipo de negocio para ti, por eso queremos compartirte tres cosas que necesitas tener para ser exitoso en este negocio.

1- Dinero para invertir: probablemente esto no te sorprende mucho, al fin y al cabo, esto puede decirse sobre cualquier otro negocio. Sin embargo, en el caso de las vendings es de vital importancia porque el dinero que inviertes, a pesar de ser relativamente poco en comparación con otros negocios, involucra la adquisición de equipo y personal que necesitará tiempo de adaptación para empezar a producir una buena cantidad de dinero, por lo que tu bolsillo debe estar listo para hacer sacrificios cuando sea necesario.

2- Cuento con horas a la semana disponibles para dedicarle tiempo: lamentablemente, las máquinas vending no se atienden solas. Este no es el tipo de negocio que puedes hacer si estás concentrado en algo aparte. Una vending exige tiempo y dedicación. Cada locación es distinta, con diferentes usuarios que tienen gustos distintos, por lo que entender las particularidades de cada sitio es importante. Además de eso, muchos operadores de ruta requieren que una persona arriba de ellos esté asegurándose que hacen bien su trabajo y se preocupe por minimizar pérdidas.

3- Sistema organizacional para el negocio: lo más importante en una operación vending es el orden y el control. Tener las cosas debidamente anotadas y contabilizadas es la única forma de minimizar pérdidas. Si no cuentas con un sistema que te ayude a organizarte, tienes que conseguirlo lo antes posible para arrancar en este negocio.





Lo que nadie te dice sobre el negocio de máquinas vending

Si estás pensando en empezar tu propio negocio de vending, seguramente estás muy entusiasmado por lo prolíferas que pueden ser estas máquinas. Probablemente has escuchado muchísimas cosas sobre las bondades de un modelo sobre otro, quizás ya tienes apalabradas algunas locaciones donde meter tus vending en cuanto las tengas o a lo mejor simplemente has visto como un amigo se ha hecho rico gracias a su operación vending.


Sin lugar a dudas, hay muchas cosas que convierten a estas máquinas en uno de los negocios más redituables que hay en el mundo, pero hay ciertas cosas que debes saber antes de invertir que pocos te dirán. Aquí te van 3 cosas que no descubres hasta que estás dentro del mundo de las vending y que pueden dificultarte mucho el recuperar tu inversión si no las consideras pronto en tu toma de decisiones:

1.- El tamaño de tu operación debe tener sentido con el momento de tu empresa: a menos que tengas mucha experiencia manejando complejos sistemas de logística e inventario, no es para nada recomendable que empieces con una gran cantidad de máquinas si piensas ser tú quien toma el control. Las máquinas vending tienen sus mañas y sus formas de funcionar que sólo se descubren conviviendo día a día con ellas, razón por la cual te conviene tener una operación relativamente pequeña (15 a 30 máquinas) para iniciar. Si tu operación será grande (más de 100 máquinas) entonces asegúrate de apartar presupuesto para contratar a alguien con experiencia.

2.- No te claves con las marcas grandes: una Coca siempre se va a vender muy bien, pero el margen de ganancia no es tan bueno. Hay muchas marcas pequeñas y poco reconocidas que están dispuestas a ofrecer un margen mayor por un producto que tiene un potencial de venta bastante grande.

3.- Cuando se trata de locaciones, calidad es mejor que cantidad: de nada te sirve estar en todas partes si tus ventas semanales apenas llegan a los 3000 pesos. Intenta conseguir locaciones con alto movimiento como universidades o oficinas grandes con área de convivencia. Tener un universo grande de máquinas que no producen dinero es la fórmula perfecta para tener pérdidas importantes de dinero e inventario.